LA MAGIA DE SER NOSOTROS (2) : ELÍSABET BENAVENT / BETA COQUETA

Tengo sentimientos encontrados respecto a esta segunda parte. Me ha gustado, ¡por supuesto! es una historia de la magnífica Elísabet Benavent que es una diosa de las palabras y la mejor describiendo sentimientos pero, creo que esta vez lo mejor habría sido que fuese  un libro más extenso pero solo un libro, no dos.

 Se me hizo cuesta arriba en muchas partes, los personajes entran en un bucle que lo veo innecesario. La “Magia de ser Sofía” me gustó mucho, me resultó más ameno y si habéis leído ese final sabéis que Sofía tenía que pasar un duelo, hasta ahí lo entiendo… pero al final ella misma se hace un lío reclamándole a Héctor que haga cosas que después ella ni siquiera sabe si las quiere y ahí viene todo el bucle que se forma y todas las situaciones que vi que no pintaban nada. Se llega a dramatizar muchos actos que en realidad tampoco son tan grandes. Demasiadas vueltas una y otra vez a lo mismo.

Me da la sensación que Beta Coqueta enreda mucho la historia y eso está bien hasta cierto punto. Lo que me ha pasado esta vez es que he estado más pendiente de Oliver (un personaje secundario) que de los propios protagonistas. Oliver es… divertido, cañero, picarón, un niño grande. Le daba al libro un punto jovial después de tantas citas celebres y reflexiones que a veces estaban de más. La historia que tiene Oliver con Mireia me encantó era muy graciosa y me hizo recordar un poco a los libros de Valeria.

Supongo que echo de menos más algo como los libros de Valeria y Silvia. Más amenos, divertidos y con un toque reflexivo pero sin tanto drama.

Conclusión. Me ha gustado pero no me ha entando como esperaba. Eso sí… el epílogo es lo más. Uno de los mejores que ha escrito. 

BILOGÍA / LA MAGIA DE SER SOFÍA (1) / LA MAGIA DE SER NOSOTROS (2) / 518 PÁGINAS / EDITORIAL : SUMA DE LETRAS      PRECIO: 16’90

SINOPSIS: 

Sofía intenta seguir adelante… pero nada es lo mismo sin Héctor. 

Sofía siente que se traiciona cuando un nuevo futuro se cuela en su vida.

Sofía enmudece al ver a Héctor en el Alejandria tras siete meses de silencio.

Héctor ha vuelto con un perdón en los labios y un hilo rojo como aliado.

Sofía y Héctor lucharán para volver a ser magia,

pero ¿se puede mantener el amor sin renunciar a los sueños?

LA MAGIA DE SER SOFÍA : ELÍSABET BENAVENT (BETA COQUETA)

Hace unos días terminé “la magia de ser Sofía”… ¡Qué bonita es Sofía! Es un personaje digno de leer y que me ha mantenido emocionada en todo momento.

He decidido no hacer reseña hasta que se publique el segundo libro, ya que va a ser una bilogía (por cierto, su fecha de publicación es el 6 de abril de este año) pero aún así no me aguantaba las ganas de hablar un poquito de esta primera parte.

De Elísabet Benavent me he leído TODOS sus libros y cada vez me sigue fascinando más y más su manera de escribir. Es lo más a la hora de transmitir sentimientos y emociones. Esta mujer es una diosa de las palabras. Pero con este nuevo libro ha evolucionado a pasos agigantados.

Es una felicidad constante adentrarte en la historia de Sofía y Héctor.

Desde el primer encuentro ya sabes que va a ver momentos bonitos pero también muy duros. El final me lo esperaba, era predecible que ocurriera algo así. Pero también tengo que decir, que es… ¡buf! Es difícil describir todo lo que sentí, todo lo que se me pasó por la cabeza y todas mis ansias por leer el segundo libro.

Es chocante, pero este libro me ha hecho ver las cosas de otra manera.

 Es inevitable no ponerte en la piel de Sofía y no comprender sus miedos. En cambio, sí es difícil ponerte en la piel de Héctor y entenderlo. Y ojo… que está todo súper bien explicado y los motivos él mismo los dice…

Pero a veces el miedo nos hace reaccionar de maneras que tampoco son lógicas. O eso quiero pensar yo.

Es un libro que conmociona y enternece al mismo tiempo.

Sentí exaltación, inquietud, desasosiego y una infinidad de sentimientos que escritos aquí perderían su esencia.

Es un libro que va más allá de lo romántico.

 Este libro es precioso.

El principio

¡Hola a todos!

Llevo un mes y algo sin actualizar el blog, lo siento mucho pero necesitaba desconectar un poquito del mundo en sí. Pero no os preocupéis que he recargado las pilas y vuelvo a tener ganas de escribir y contaros que tal mis lecturas. Para ello, he decidido crear esta sección para poder explayarme más de ciertas lecturas que me han calado hondo o simplemente que me han gustado mucho (o no) y “fangirlear” muy… mucho.

A veces los lectores que amamos leer necesitamos interactuar más o desahogarnos de ciertas lecturas muy intensas que hacen que quieras gritar al mundo entero… ¡Por dios este libro es increíble! O ¡En serio, como he podido estar la mitad de mi existencia sin haber leído esto! Jajajaja ¿no os pasa? A mí habitualmente. Es lo malo de tener amigas y amigos que no leen prácticamente nada o pasan de invertir el tiempo en desarrollarse intelectualmente.

Llevo leyendo años y años. Yo era de esas típicas niñas que decía ¿para que quiero un libro? Y fijate tú como he acabado… amando la lectura. Todo empezó en una etapa de mi vida de la que no quiero ni acordarme, pero bueno… aquí en confianza os digo que fue una etapa muy dura y oscura en la cual sufrí acoso escolar. De ser una niña feliz con una infancia más feliz aún, supe de repente y sin quererlo, que los seres humanos pueden tener mucha maldad en su interior. Los niños aunque queramos creer que son personitas inocentes de alma blanca, no son así o mejor dicho no TODOS son así.

A mis 12 años supe lo que es que te humillen, te insulten y te digan lo gorda que eres a todas horas. Todo ello conllevo a un problema tras otro que supe afrontar gracias a la gente que me quiere. Pero sobre todo a la lectura.

Empecé leyendo los libros de mi madre, y por un momento me olvidaba de mis desdichas y me sumergía en un mundo paralelo que me ayudaba a no pensar en el exterior. Era feliz.

Con los años he sabido apreciar lo que es un libro. Ya no me sentía tan sola. Porque la soledad por voluntad propia es bonita, pero sí en cambio, la soledad es impuesta sin quererlo deja de perder su magia.

Con esto os digo, que cuando alguien os mire o os diga que sois raros por leer libros, penséis “madre mía lo que te estás perdiendo”.

Leer es maravilloso. Es mágico.

Y gracias a la gente que te quiere y a la voluntad de uno mismo todo pasa.